Reforma del Impuesto sobre Sucesiones en Cataluña: Incremento de la tributación

El Parlamento de Cataluña ha aprobado, a través de la Ley de acompañamiento de los Presupuestos para el 2020, la anunciada reforma del Impuesto sobre Sucesiones.

Las modificaciones introducidas resultan de aplicación ya a partir del pasado día 1 de mayo.

Cómo era de esperar, esta reforma supone un notable incremento en la tributación que las herencias tienen que soportar en la Comunidad Autónoma de Cataluña.

Entre las modificaciones aprobadas destacamos, por su importancia, las siguientes:

Se recuperan los coeficientes multiplicadores por familiares próximos

A partir de ahora, vuelven a resultar de aplicación los coeficientes multiplicadores por patrimonio preexistente para aquellos familiares más próximos: Descendientes, cónyuges y ascendientes. En estos casos, los beneficiarios de la herencia que sean titulares de un patrimonio previo superior a 500.000 euros, verán como el importe a pagar por la herencia recibida se puede incrementar entre un 10% y un 20%.

Reducción de la bonificación para familiares próximos

Esta medida afectará a aquellos familiares que sean (i) descendentes de 21 años o más o bien (ii) ascendientes, En estos casos verán reducida considerablemente la bonificación de la que disfrutaban hasta ahora. Por ejemplo, para aquellas herencias más modestas la bonificación actual que era del 99% de la cuota (por lo tanto, tan solo se tributaba efectivamente por un 1% de aquélla) pasa a ser solo del 60%. Y, en el otro extremo, para tramos superiores a 3 millones de euros, hasta ahora se disfrutaba de una bonificación de la cuota del 20%; bonificación que ahora desaparece.

Incompatibilidad entre la bonificación y la reducción por empresa familiar

Con la anterior redacción de la norma, cuando un contribuyente aplicaba el beneficio que se conoce como reducción de la empresa familiar (95% de reducción sobre el valor de un negocio o de las acciones o participaciones de una empresa familiar) disfrutaba, a la vez, de la bonificación general por el hecho de ser descendente o ascendiente del causante. Es cierto que esta bonificación para familiares próximos era menor en este caso que si no se hubiera aplicado la reducción de la empresa familiar, pero, aun así, ambos beneficios fiscales resultaban compatibles.

Pues bien, con la entrada en vigor de la reforma, resulta que necesariamente se tiene que optar por uno o el otro beneficio, dejando de ser de aplicación simultánea.

Evidentemente, esto supone, dependiendo el caso, un importante incremento de la tributación.

Ejemplo: Impacto de la reforma

Con carácter meramente ilustrativo de lo que esta reforma puede suponer vemos este ejemplo:

Herencia formada por:

  • Inmueble (no vivienda habitual del causante) con un valor de 300.000 euros.

  • Depósitos y fondos de inversión por valor de 700.000 euros.

Los herederos son los 2 hijos del causante que reciben el 50% del patrimonio a partes iguales y:

– Tienen 21 o más años y

– cada uno de ellos posee un patrimonio preexistente inferior a 500.000 euros.

La comparativa entre el Impuesto sobre Sucesiones a pagar antes o después de la reforma aprobada es la siguiente:

Comparativa Impuesto Sucesiones a pagar antes o después de la reforma aprobada

Cómo puede observarse en este sencillo ejemplo, la reforma del Impuesto sobre Sucesiones supone un incremento considerable de la tributación en comparación con la normativa anterior. En consecuencia, resultará ahora todavía más necesario revisar la planificación de una eventual sucesión del patrimonio familiar mirando de reducir al máximo el coste fiscal que ésta puede suponer para los beneficiarios.

Imprimir en PDF