Obligaciones de información a Hacienda

Fiscalidad de las criptomonedas

Obligaciones de información a Hacienda

CAPÍTULO 2

Seguimos con la serie de artículos que os anunciábamos dedicada a la fiscalidad del mundo de las criptomonedas. En esta ocasión, y dada la novedad del asunto, vamos a dedicar este segundo capítulo a las obligaciones de información a Hacienda que están vigentes desde el pasado día 11 de julio tras la publicación de la más que anunciada Ley de prevención y lucha contra el fraude fiscal (Ver texto completo de la Ley).

¿Qué información va a obtener Hacienda de terceros?

Entre muchas otras medidas, esta norma incorpora, como vamos a ver, importantes cambios que afectan a los criptoactivos.

El primero de ellos es la nueva obligación de suministrar información a Hacienda que se impone a ciertos “operadores” del mundo critpo. ¿Recordáis la obligación que se impuso a Airbnb y plataformas similares de dar información de los propietarios que alquilaban sus casas o pisos a través de aquéllas? Pues más o menos han repetido ahora la misma jugada con las criptomonedas.

Pero la pregunta es ¿qué tipo de “operadores” van a estar obligados a suministrar esta información y qué información van a suministrar

Pues bien, para que la letra pequeña de la norma no lleve a engaños e insistiendo como hemos hecho desde el principio en que no somos unos expertos en cuestiones tecnológicas, vamos a ser lo más fieles posibles a la literalidad de la ley (evitando los tecnicismos legales que no aporten valor).

Esta obligación sólo afecta a operadores que sean residentes en España o a establecimientos permanentes situados en territorio español de operadores extranjeros. En consecuencia, esta obligación de informar a la Hacienda española no incumbe a los operadores extranjeros que no operen en territorio español mediante un establecimiento permanente. 

La información que van a comunicar a Hacienda es distinta dependiendo del tipo de operador. A saber:

  1. Operadores que proporcionen servicios para salvaguardar claves criptográficas privadas en nombre de terceros, para mantener, almacenar y transferir monedas virtuales, ya se preste dicho servicio con carácter principal o en conexión con otra actividad.  

    En este primer caso informarán a Hacienda sobre la totalidad de las monedas virtuales que mantengan custodiadas. Este suministro comprenderá información sobre saldos en cada moneda virtual diferente y, en su caso, en dinero de curso legal, así como la identificación de los titulares, autorizados o beneficiarios de dichos saldos.

  2. Operadores que presten el servicio de cambio entre monedas virtuales y dinero de curso legal o entre diferentes monedas virtuales, o intermedien de cualquier forma en la realización a dichas operaciones.

    En este segundo caso deberán informar de las operaciones de adquisición, transmisión, permuta y transferencia relativas a monedas virtuales, así como los cobros y pagos realizados en dichas monedas, en las que intervengan o medien los referidos operadores. Se les exige, además, que presenten una relación nominal de sujetos intervinientes con indicación de su domicilio y número de identificación fiscal, clase y número de monedas virtuales, así como precio y fecha de la operación.

  3. Operadores que realicen ofertas iniciales de nuevas monedas virtuales, respecto de las que entreguen a cambio la aportación de otras monedas virtuales o de dinero de curso legal.  Estarán igualmente obligados a suministrar la información relacionada en el apartado 2) anterior. 

¿Qué información hay que dar a Hacienda de los criptoactivos situados en el extranjero?

La segunda de las grandes medidas introducidas por la Ley de prevención y lucha contra el fraude fiscal ha sido la que afecta al “famoso” Modelo 720 de declaración de bienes y derechos en el extranjero

Los residentes fiscales españoles que sean titulares de criptoactivos custodiados en el extranjero deberán informar a Hacienda de los mismos. 

Esta obligación también se extiende a aquellos que, aun no siendo legalmente los titulares de las monedas virtuales, sean beneficiarios o autorizados o que, de alguna u otra forma, tenga el poder de disposición sobre aquéllas. Igualmente se obliga a informar a quienes sean sus titulares reales (concepto éste recogido por la normativa interna española). 

A fecha de hoy todavía no se han fijado los límites a partir de los cuales nace la obligación de declarar esos bienes situados en el extranjero, ni tampoco la información concreta que habrá que declarar. Entendemos que en breve se irán aprobando. 

Lo que sí que han aprobado ya son las sanciones que se impondrán para el caso que se incumpla con estas obligaciones; importes nada desdeñables:

  • Multa fija de 5.000 euros por cada dato o conjunto de datos referidos a cada moneda virtual individualmente considerada según su clase, que se hubiera debido incluir en la declaración o que hubieran sido aportados de forma incompleta, inexacta o falsa, con un mínimo de 10.000 euros. 
  • Multa de 100 euros por cada dato o conjunto de datos referidos a cada moneda virtual individualmente considerada según su clase, con un mínimo de 1.500 euros, cuando la declaración haya sido presentada fuera de plazo sin requerimiento previo de la Administración tributaria; o cuando se haya presentado la declaración por medios distintos a los electrónicos, informáticos y telemáticos cuando exista obligación de hacerlo por dichos medios.

En conclusión, como podéis observar el legislador intenta estrechar el cerco del control de las monedas virtuales a través de la imposición de toda una serie de obligaciones de información. 

Seguramente este sea el primero de muchos otros pasos que va a ir dando el fisco en la misma dirección. 

Y sabéis que desde el departamento fiscal de Vilar Riba estamos a vuestra disposición para resolver cualquier duda que os pueda surgir. Como no puede ser de otro modo, estamos preparados para el reto de asesoraos en este desafiante mundo de las cripto. 

Ricard Garcia
Socio Vilar Riba
Asesor Fiscal